Agradecimiento: 05/04/2017
  Una silla para un "ángel hermoso"
     
 

Todo empezó un domingo 25 de marzo, cuándo una de las voluntarias permanentes de la Fundación Misión Esperanza vió en la calle a un niño llamado Lautaro, a quien definiría luego como "un ángel hermoso". Estaba junto con sus padres, quienes trabajaban limpiando vidrios en un negocio. Todos muy humildes...

Lautaro es discapacitado motriz... y su silla de ruedas estaba en pésimas condiciones, por lo que se le pidió permiso a sus padres para buscar una mejor...

Pronto, y con evidente entusiasmo, muchos colaboradores de la Fundación Misión Esperanza se pusieron en campaña a través de sus celulares y las redes sociales.

Y hoy, 3 de abril de 2017, con gratitud, alegría y mucha emoción, podemos decir que Lautaro ya tiene su silla..., que la necesitaba para mejorar su calidad de vida.

¡Muchas gracias al voluntario que ha hecho la donación y a todos los que componen la Fundación Misión Esperanza!

¡GRACIAS A DIOS, OTRO SUEÑO SE HIZO REALIDAD!

Fotos: Fundación Misión Esperanza
2003 © Fundación Misión Esperanza. Todos los derechos reservados