Agradecimiento: 28/05/2017
  En la Fundación hay lugar para todos y necesita de todos
     
 

Por Marcela Arguello

¡Hola!. Hoy quiero escribirte a vos, que, aunque no me conozcas, estoy segura que debemos tener muchas coincidencias, y en la vida pueden habernos pasado cosas parecidas: alegrías, tristezas y desorientación.

Y quiero contarte que, en uno de los momentos más difíciles de mi vida, Dios, me hizo encontrar a un grupo de gente simple que trabajaba en la organización de una peña folclórica para apoyar a "Los Médicos de la Esperanza" de la Hermana Theresa Varela.

Te cuento que soy muy curiosa, e inmediatamente empecé a preguntar qué hacían, por qué se iban a lugares tan alejados y pobres, y como respuesta un señor me dijo ¿Por qué no venis con nosotros?. Yo no soy profesional, tengo poco dinero, respondí. En la Fundación hay lugar para todos y necesitamos de todos, fue su respuesta. ¿Tenés un corazón grande?, ¿estás dispuesta a brindarte?, ¿te querés dejar guiar por Dios y la Hermana Theresa para ser una servidora de los mas humildes?. ¡Si, si y si!.

Después, conocí a la Hermana Theresa y a muchos voluntarios que me recibieron y acogieron inmediatamente como una más de ellos. Fui a mi primera misión y mi corazón se llenó de alegría por poder brindarme a los demás. Trabajé cocinando, de secretaria de los médicos y hasta me disfracé de payasita para hacer reir a los niños...

Entonces hoy, que mi corazón explota de alegría, hoy, que encontré el rumbo en mi vida, te escribo a vos, que aunque no te conozca, sé que la Fundación puede ser tu lugar y, tal como me dijeron a mí aquel día te digo: ¿Por qué no venís con nosotros?, ¿tenés un corazón grande?, ¿estás dispuesto a brindarte?, ¿te querés dejar guiar por Dios y la Hermana Theresa para ser un servidor de los más humildes?. En la Fundación hay lugar para todos y necesita de todos.




Fotos: María Amelia Zapata, Sara Calovini y Susana Moisset de Spontón.

LA PAYASITA "FLOR" VISITA Y DIVIERTE A LOS NIÑOS DE LA ESCUELA DE VALORES
2003 © Fundación Misión Esperanza. Todos los derechos reservados